Escuela de Biología - Universidad de Costa Rica






Jardín Botánico Orozco

Montes de Oca en la década de 1930: Unos cuantos pueblitos crecían lentamente entre cafetales, potreros, matorrales y restos de antiguos bosques. En parte de lo que hoy es el Campus Rodrigo Facio existió el Centro Nacional de Agricultura (C.N.A.). Segú;n el finado Dr. Luis Fournier Origgi, todavía en esa década el C.N.A. y el Museo Nacional eran las ú;nicas instituciones de Costa Rica en las que se hacía ciencia. Un insigne botánico y agrónomo del C.N.A., que había estudiado en Chile, hizo una contribución tan fructífera a la enseñanza y al desarrollo de la botánica y la agronomía, que la Asamblea Legislativa post mortem lo declaró Benemérito de las Ciencias. Se trata de José María Orozco Casorla (Alajuela 1884 - San José 1971). El C.N.A. desapareció a finales de la década de 1930 y nació la Universidad de Costa Rica (U.C.R.), en cuya Facultad de Agronomía trabajó Orozco. Desde allí, él hizo esfuerzos para darle continuidad a un proyecto suyo iniciado en 1932: un pequeño jardín botánico, que actualmente es el ú;ltimo vestigio del C.N.A. La idea principal de Orozco era tener un espacio en el campus universitario, donde se pudiera complementar la enseñanza de la botánica. Este espacio no tiene un diseño de jardín botánico clásico, europeo, por lo que él prefería llamarlo jardín de botánica. Veinticuatro años después, Orozco escribió un informe sobre el origen y el desarrollo de este jardín, que desde 1954 lleva su nombre. Este jardín de botánica tiene más de 70 años y los árboles mayores que allí crecen tienen esa edad; entre ellos una ceiba (Ceiba pentandra, Malvaceae) de gran porte, que debe ser uno de los árboles más grandes y voluminosos del Valle Central, tres eucaliptos (Eucalyptus sp., Myrtaceae) de gran altura, que se cuentan entre los más grandes del país, dos árboles de tung (Aleurites moluccana, Euphorbiaceae), de las Islas Molucas (archipiélago indonesio), varios árboles de chirraca (Myroxylon balsamum, Fabaceae), palmas reales del Caribe (Roystonea regia y R. oleracea, Arecaceae) y espaveles (Anacardium excelsum, Anacardiaceae).

En la década de 1970, el botánico Luis Poveda (ahora en la Universidad Nacional) y Clodoveo Vargas (trabajador de zonas verdes de la U.C.R.) cultivaron muchas especies que actualmente crecen en el jardín. La partida del señor Poveda y la muerte del señor Vargas, entre otras razones poco conocidas, provocaron el cierre y el abandono del jardín. En 1999, la Escuela de Biología inició un proceso de recuperación de este rincón universitario. El paso inicial lo dieron varias estudiantes de biología: Ana Cristina Sánchez, Natalie Villalobos, Sofía Cordero y Estela Monge. Como voluntarias, ellas iniciaron labores de restauración y poco a poco transformaron el aspecto del jardín, que en parte se había convertido en un área de crecimiento secundario. Con dificultades considerables, la presencia de la Escuela de Biología en el Jardín vuelve a ser evidente, mediante actividades de restauración y la visita de estudiantes de cursos de Biología, Estudios Generales y Arquitectura, entre otros.

El Jardín Orozco posee una extensión reducida (0,45 ha.); sin embargo, allí se hallan unas 450 especies de plantas. En ese espacio podrán contarse en próximos años cerca de 600 especies; un ejemplo de la diversidad vegetal que puede protegerse aú;n en áreas pequeñas. Este Jardín es un sitio apropiado para complementar la enseñanza de la botánica, conservar biodiversidad, ilustrar diversos fenómenos de la naturaleza, practicar educación ambiental y tener sano esparcimiento. Conservar este trozo de naturaleza en medio de la zona urbana josefina es un ejemplo que la U.C.R. puede dar a una sociedad tradicionalmente destructora y de crecimiento desordenado.

Carlos O. Morales S., Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica, noviembre de 2005

 

Edición por Gustavo Gutiérrez | Programado por Mauricio Calderón
© Derechos Reservados 2005 - 2012 Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica
Fotografías por: Marco Diaz, Kenji Nishida, Bernal Rodríguez, Yolanda Camacho, Cindy Fernandez, Federico Bolaños